Los taxistas valencianos exigen que los servicios de Uber o Cabify se tengan que procontratar con 12 horas de antelación

La tramitación del proyecto de Decreto del Consell por el que se regularán las condiciones de los vehículos de transporte con conductor (VTC) con los que funcionan plataformas como Uber o Cabiby, cuya fase de consultas arrancó la pasada semana, no tiene visos de ser un camino de rosas para la Conselleria de Vertebración.

La Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunidad Valenciana ha informado de que las asociaciones mayoritarias de la autonomía se han reunido para unificar las propuestas que trasladarán a la administración autonómica para que se incluyan en el mencionado Decreto.

La inclusión de todas sus pretensiones no será fácil, a tenor de lo que está sucediendo en Madrid y en Barcelona, donde no han tenido encaje propuestas similares, lo que ha llevado al sector a la huelga en ambos territorios.

Tal y como ha recordado la Confederación, en Madrid, la principal reivindicación del sector que es la precontratacion no se contempla, por lo que el sector va a continuar con el paro. En Barcelona se han propuesto medidas, incluida la precontratacion de 15 minutos, pero el sector lo ve insuficiente y continúan así con el paro.

Precisamente, la precontratación es una de las principales reivindicaciones del sector también en la Comunitat Valenciana. Así, según ha informado la organización a eldiario.es, entre las exigencias que trasladarán figura que el servicio de un VTC se deberá solicitar con un mínimo de 12 horas de antelación.

También piden que los vehículos de Uber o Cabify cumplan unos requisitos mínimos de potencia, prestaciones, capacidad o equipamiento que les hagan susceptibles de justificar que sean catalogados como servicio de lujo, para diferenciarlos del taxi.

Otras de las exigencias son la prohibición de forma efectiva de captación de clientes en la vía pública sin la precontratación mencionada anteriormente, así como la prohibición de estacionar o esperar clientes en un radio de menos de 3 kilómetros de distancia de puntos neurálgicos de gran afluencia, como hospitales o centros comerciales.

Por último, exigen que una vez finalicen su servicio regresen a su sede o base, un régimen sancionador claro, así como extender el control de licencias VTC a otras comunidades autónomas.

Sobre la posibilidad de ir a la huelga tal y como está sucediendo y Madrid y Barcelona, desde la Confedaración han explicado que las asociaciones de la Comunitat Valenciana han acordado no iniciar ninguna protesta porque se entiende que la Conselleria está cumpliendo su compromiso de tomar medidas para regular las VTC y devolver el equilibrio, es decir, que se cumpla el ratio de una licencia VTC por cada 30 taxis.

Según los taxistas, el equilibrio está roto desde hace tiempo, ya que para que se cumpliera debería haber un máximo de 140 licencias VTC en territorio valenciano. Sin embargo, tras la irrupción de Uber con 200 licencias son ya 521 las que están funcionando.

“Si el sector del taxi de la Comunitat Valenciana iniciara algún tipo de protesta en este momento, rompería la situación de negociación creada con la Conselleria, por lo que de momento no se va a convocar ninguna movilización de protesta a no ser que la convocatoria fuera nacional”, han explicado.

Unauto ve precipitación en el decreto del Consell

Desde Unauto Comunidad Valenciana, asociación mayoritaria que representa al sector de los VTC, han explicado que piden que se respete la normativa vigente.

“Consideramos que es aventurado por no decir arriesgado que la administración valenciana legisle de forma precipitada y sin conocer las consecuencias resultantes, como reclamaciones indemnizatorias, cuando se está tramitando en las Cortes
Generales el Proyecto de Ley sujeto a enmiendas”.

Además, han asegurado que “el presunto problema con la aplicaciones del que a nivel nacional se pudiera quejar el sector del taxi ,en Alicante es prácticamente anecdótico pues el número de vehículos que prestan actualmente servicio es muy pequeño, la mayoría de las empresas alicantinas de VTC no operan con aplicaciones; aún así estas empresas tienen que soportar insultos y coacciones por elementos incontrolados del sector del taxi”.

La entidad ha advertido que “cualquier alteración que se produzca en el tema de precontratación, regreso a base, etc, vulneraría la Ley de Garantía de Unidad de Mercado”.

Por último han afirmado que “el sector VTC solo aspira a desarrollar su actividad con total normalidad y seguridad como viene haciendo desde hace años”.

FUENTE: VALENCIA NOTICIAS