Sánchez anuncia la fecha de las elecciones anticipadas y arranca la campaña

Nada pone más nervioso en política a Pedro Sánchez y su gurú estrella, Iván Redondo, que perder la iniciativa. Desde el pasado jueves, cuando decidieron recuperarla y La Moncloa dio un ultimátum a los independentistas, los acontecimientos se han precipitado a velocidad de vértigo y siempre con los tiempos marcados por Sánchez y su equipo, que vivieron la peor semana de su mandato y han decidido darle la vuelta con una apuesta muy arriesgada: la convocatoria de elecciones anticipadas. El presidente anunciará a las 10.00 qué fecha ha elegido para las elecciones, después de informar, como es preceptivo, al Consejo de Ministros extraordinario que se ha convocado a las 9.00. Después de su intervención sin preguntas ante la prensa el presidente volverá a reunir el Consejo, esta vez ordinario, para tratar asuntos relevantes como la exhumación de Franco o una nueva ley de educación.

Prácticamente todos los dirigentes relevantes apuntan al 28 de abril como opción más probable, pero la decisión de Sánchez de esperar dos días para anunciarlo ha desatado todo tipo de especulaciones que van del superdomingo —una fecha que siempre estuvo encima de la mesa pese a la oposición de los barones y que finalmente parece haber perdido la batalla por motivos estratégicos— hasta el 14 de abril o incluso el 11, un jueves, la primera fecha disponible si Sánchez decidiera este mismo viernes disolver las Cortes, algo que no cuadraría en absoluto con la convocatoria de un Consejo de Ministros ordinario justo después del extraordinario.

Desde La Moncloa desmentían estos últimos rumores e insistían en descartar el 11 y el 14. Algunos dirigentes regionales trataban de convencer a Sánchez de que esperara un poco más, hasta septiembre u octubre, para poder desarrollar algunas medidas que van a decaer con unas elecciones tan rápido, y sobre todo para separar al máximo las elecciones generales y las autonómicas y municipales, porque un fracaso en las primeras influiría en las expectativas de las segundas.

La Moncloa prefería hacer las elecciones cuanto antes sobre todo para evitar un desgaste mayor y aprovechar la ola que creen que se está generando de indignación con la unión de los indepedentistas, el PP y Ciudadanos para tumbar unos Presupuestos con un claro contenido social.

La manifestación del 8 de marzo, que este año se prevé incluso más fuerte que la de 2018 por la irrupción de Vox y su rechazo al discurso feminista, es otra baza importante para adelantar al máximo los comicios y explotar esa ola. Además, el Gobierno quiere aprovechar también lo que considera un error de libro, esto es la foto de Albert Rivera (Ciudadanos) —un competidor directo del PSOE en el centro— con Pablo Casado (PP) y Santiago Abascal (Vox) la semana pasada en la plaza de Colón. La idea del miedo a la derecha siempre ha sido útil en las campañas socialistas, aunque esta vez también se buscan mensajes en positivo para movilizar otro tipo de voto.

FUENTE: EL PAIS

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

Cuando visita cualquier sitio web, puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios de cookies personales aquí.

Estas cookies son necesarias para que el sitio web funcione y no se pueden desactivar en nuestros sistemas.

In order to use this website we use the following technically required cookies
  • wordpress_test_cookie
  • wordpress_logged_in_
  • wordpress_sec

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
X